viernes, 13 de noviembre de 2009

entrevista con KHALÓ ALÍ (Cuando todos duermen)



Raúl Portero, autor de La vida que soñamos, entrevista en exclusiva para el blog Cómplices a Khaló Alí.

R. alabado y censurado a partes iguales, Khaló Alí ha vuelto con el libro más caliente, provocador y erótico del año, Cuando todos duermen, una lectura que promete emociones fuertes en cada página en la que explica las vivencias que ha experimentado junto al muy interesante actor porno Martín Mazza. Sentimientos, fist, viajes alrededor del mundo y mucho sexo y muchas más sorpresas se encuentran entre las páginas de uno de los libros del año, así que aprovechamos la ocasión para realizarle seis preguntas a uno de los autores de referencia del momento, que no se corta en decir lo que piensa ni en los libros ni en las respuestas. Khaló Alí en estado puro:

R. escribes con pseudónimo. Utilizar otro nombre a la hora de explicar una historia, ¿cambia mucho la manera de contarla, o es simplemente un juego?
K. no. No escribo con pseudónimo para poder contar las cosas de una forma u otra. En ese sentido siempre soy muy sincero y ya lo he dicho mil veces, creo que si los libros funcionan es porque cuento con la misma naturalidad cuando follo y cuando me enamoro. Escribo con otro nombre para que la gente no me reconozca y no me juzgue antes de hacerlo. Me ha pasado que han intentado follar conmigo simplemente para comprobar si soy tan bueno en la cama como cuento en los libros, o también otros que lo único que querían era poder decir que se habían tirado a un escritor. En mis libros me expongo muchísimo, porque en todos cuento cosas que me han pasado, pero cuando voy por la calle me gusta pasar desapercibido, poder observar sin ser observado (a menos que yo lo busque) y que nadie tenga por qué señalarme.

R. ¿hasta qué punto has jugado con la realidad y la ficción en esta novela?
K. me encanta esta pregunta. Mucho se especulado sobre si lo que he escrito me lo he inventado o no, sobre si había habido tema con Martín o si realmente él está tan forrado como se cuenta en el libro. Yo he intentado ser absolutamente objetivo y contar lo que he visto y he vivido; de todas formas, cada uno puede sacar sus propias conclusiones. Creo que es un libro en el que hay que leer entre líneas, porque se cuenta mucho más de lo que parece en un principio.

R. supongo que viene la pregunta obligada que todo el mundo se ha empezado en preguntarte y que estarás harto de responder, pero te la voy a hacer de todas formas: ¿estuvo Martín muy metido en lo que hacías a la hora de redactar el libro, o le daba un poco igual?
K. a mi se me contrató y pagó para escribir una biografía, pero a mí eso me aburría enormemente así que tal y como te lo cuento se lo dije a Martín. Lo que hice fue novelar las cosas que nos iban pasando juntos. Durante dos meses me convertí en su sombra. Lo acompañé a rodajes, a sesiones de fotos, a fiestas que organizaba o a las que era invitado. Lo acompañé en su gira por América. Si me preguntas si él ha escrito algo, lógicamente no, porque para eso me contrató a mí, pero sí que se involucraba en las reuniones que teníamos para documentarme.

R. ¿Martín te dijo cómo debías plasmar su imagen?
K. yo no soy de acatar órdenes. Por eso te he dicho que es un libro que dice mucho más de lo que parece. Si piensas que esta es una novela donde sólo se cuenta lo bueno y lo maravilloso que es Martin te equivocas, también se cuentan cosas como cuando se enfada, las primeras impresiones, o las cosas que dice y piensa con las que no estoy de acuerdo.

R. el libro no escatima en descripciones que para algunos estómagos poco acostumbrados entrarían de lleno en la escatología, que nada tiene que ver con el morbo (general). ¿Muchas veces el porno es soez?
K. yo no estoy de acuerdo con esto que me dices. ¿Cómo medimos eso que llamas morbo general? Significa eso que porque algo a ti te guste o no, ¿le pasa igual al resto de la gente? Cuando publiqué Jugando con Fuego, que era mi primera novela erótica, los contenidos sexuales estaban más comedidos. Los mails y los comentarios de la peña, me pedían que para el siguiente libro, fuesen mucho más cerdos, más explícitos. Como te digo, estas peticiones no vinieron de una o dos personas, fueron muchísimas, es por eso por lo que en cada libro he ido subiendo la dosis de erotismo y morbo, con lo cual, creo que Cuando todos duermen, es el libro más cerdo que he escrito pero es que no podía ser de otra forma. El mundo de Martin no es nada «soft», al contrario, fliparías con las cosas que no he contado y que he visto dentro del porno. Y el mío, pues tampoco lo es, si reuníamos al actor porno más internacional y al escritor erótico más vendido y a la vez que más vetado ha sido en este país, el resultado tenía que ser una bomba de relojería.

R. ¿cuánto puedes escandalizar utilizando porno ―o mostrar pasajes del ser humano?
K. pues para algunos como tú, creo que lo que he hecho ha sido escandalizar, pero no es lo que pretendía. A mi sinceramente, que nos rasguemos las vestiduras porque haya un fist o una lluvida dorada en el libro, pues me parece casi de hipócritas porque luego en la soledad de nuestros hogares, la cosa cambia. Y si digo esto, es con conocimiento de causa, que con el nuevo libro que estoy escribiendo lo he visto claro. Cada uno tiene sus límites y son respetables, pero también deben respetar a los que los traspasan, ya que por eso no son mejores ni peores. Yo creo que mediante el sexo y la forma de practicarlo se puede conocer mucho de una persona, y el que no me crea, sólo tiene que sentarse a ver Shortbus o una película de este tipo, donde las relaciones sexuales son una metáfora que utilizan para explicar lo solo que estamos los seres humanos. Creo que en pleno siglo veintiuno, el sexo no debería escandalizar a nadie. El hombre folla desde que es hombre así que por favor, dejemos de llevarnos las manos a la cabeza y aceptemos que hay prácticas más o menos fuertes, que podemos llevarlas a cabo o no, eso es opcional, pero que porque otro las haga, no es nada que se deba utilizar para juzgar a nadie.