sábado, 14 de noviembre de 2009

la capacidad de tomar decisiones

Tarsila nunca sabe a qué restaurante ir, qué ropa combinar o cuál es la salida del metro más cercana. Intentando tomar las riendas de su vida, decide, esta vez sin contemplaciones, dejar a Marlene cuando esta, después de tres años, le enseña un precioso ático en el que compartir sus vidas. A partir de ahí, naufraga entre varias aguas sin saber lo que quiere. En este deambular conoce a Zara, una joven alemana que prepara su gran novela; se acuesta con Lucía, su amiga, paño de lágrimas y compañera de cama a tiempo parcial; sale con una butch radical que reivindica la libertad de ir con los pechos al aire o se deja guiar ―en todos los sentidos― por Cristina, su alumna y consejera filosófica. Cuando intenta decidir qué es lo que quiere, Natalie Barney (1876-1972), la escritora estadounidense afincada en París conocida por su larga colección de amantes ―Liane de Pougy, Isadora Duncan, Renée Vivien o Romaine Brooks―, se le aparece en la cocina con algunos consejos.

la segunda novela de la periodista y experta en historia del lesbianismo Thais Morales (Barcelona, 1964) es una reflexión sobre la capacidad de uno mismo de tomar decisiones, de dirigir la vida hacia un punto concreto, salpicada de referencias a lesbianas ilustres y apuntes filosóficos. Sin dramatismos ni soliloquios sólo en apariencia sesudos, Morales teje con prosa ágil y dinámica un retrato divertido, incluso tienamente frívolo, de la endogamia lésbica, de los círculos viciosos inacabables que dibujan ex amantes, ex novias o ex-una-noche-y-no-me-acuerdo, al tiempo que su protagonista se enfrenta a su pasado y entiende que las decisiones, como las comparaciones, son dolorosas pero necesarias. Como apunta la consejera filosófica en palabras de Kierkegaard, «si decides casarte, lo lamentarás; si decides no casarte también lo lamentarás».

la trama se articula además con un juego misterioso que acaba al final por desentrañarse y que da más de una lectura al título de la novela, Una aparición inesperada. Una historia sobre relaciones humanas y decisiones vitales ―ya sea escribir un libro, plantar un árbol, abrir un sex shop o dejar a tu pareja― entre mujeres sin que eso deba significar la socorrida etiqueta de literatura lésbica.

(NAILA VÁZQUEZ TANTINYÀ, La Vanguardia, 11/Nov./09)