viernes, 7 de septiembre de 2012

PEQUEÑOS LABERINTOS MASCULINOS, de GUILLERMO ARRÓNIZ

El hombre está abocado a un laberinto sin salidas, a un dédalo cambiante en complejidad y formas a lo largo de su avance por el mismo. Ese laberinto es único e intransferible, es su propia vida. Las obsesiones de cada uno convierten ese conjunto de calles, pasajes y recodos en algo más o menos placentero, más o menos difícil. Y en esa caja amurallada solo hay dos formas de escapar. Una es momentánea, brutalmente efímera: el orgasmo, la petite mort. La otra no sabemos cuánto dura ni hacia dónde nos lleva, pues oculta su rostro tras una máscara de hueso: la muerte. Por eso, íntimamente relacionadas, ambas dan las claves de este conjunto de cuentos donde sexo y expiración están imbricados aunque cada personaje —y su historia— pueda ser muy dispar de otro o vivir incluso en siglos distintos.


Guillermo Arróniz López nació el 17 de enero de 1977 y por lo tanto capricornio, saturniano, y amante del negro, es licenciado en Derecho y redactor en ellibrepensador.com y generacion.net donde escribe un particular blog de viajes a veces hacia ninguna parte. Tras publicar en Internet la brevísima colección de cuentos: Borgianos. Epitafios y nanorrelatos, de trasfondo histórico, se enfrenta a un conjunto de narraciones que no dejará indiferente a nadie, a medio camino entre las escenas explícitas de sexo y la tristeza del último momento, el inmenso abismo de la muerte.

Parabienes, cheques en blanco y críticas a: lazamlima@yahoo.es