jueves, 19 de enero de 2012

SEDOM. INDEBIDAMENTE TUYO, de MARISA RUBIO



“No es igual de comprometido ser judío a secas, que ser judío, homosexual y novio de un polaco alemán. Eso ya roza el disparate de los riesgos que uno debe asumir en la vida”. Sedom, una novela de Marisa Rubio

http://www.sedom.eu/

«Una novela llena de emoción y de talento narrativo. Una hermosa, firme, conmovedora historia de amor en medio de las circunstancias más crueles, oscuras, difíciles y vergonzosas que se han dado en la historia reciente de la Humanidad. Ser judío y homosexual en la Polonia invadida por los nazis no eran las mejores referencias para amar y ser amado, pero Yoel y Andrzej se aman como a todos y a todas nos gustaría amar y que nos amasen. Por eso esta novela se hace inolvidable. Porque nos hace vivir y revivir las amarguras y los gozos de todo amor largamente prohibido y perseguido. Y porque Marisa Rubio cuenta ese amor, y todo lo que lo rodea —el ghetto de Varsovia, la resistencia, las historias de hombres y mujeres que provocaron o, sobre todo, padecieron aquel horror— con una sabiduría extraordinaria.» Eduardo Mendicutti



Varsovia, 1940. Los planos del muro del ghetto se van divujando al tienpo que se abren camino las voces de la intolerancia. Nadie podrá permanecer ajeno a ellas. Mientras los ladrillos elevan el muro que encierra la «zona de epidemia», los acontecimientos comienzan a sucederse sin tregua, desgarrando las vidas de miles de personas. Las de Yoel Bilak y Andrzej Püschel entre ellas.
«No es igual de comprometido ser judío a secas, que ser judío, homosexual y novio de un polaco alemán. Eso ya roza el disparate de los riesgos que uno debe asumir en la vida», le había dicho su amiga Gaddith a Yoel. A pesar de todo, Andrzej y Yoel vivirán la intensidad de una relación inconveniente en la oscuridad de un tiempo y un lugar equivocados.
Llevada por el transcurrir de la Historia, la novela relata el amor prohibido y oculto entre estos dos jóvenes y el grito colectivo del personaje histórico, el Ghetto, que sobrevive a la propia vida y convulsiona bajo el yugo nazi que lo despedaza. Los amantes resisten en medio del hambre, las deportaciones, el hacinamiento, el cierre de los negocios o la implacable presencia de la enfermedad y la muerte.
Sin embargo, pese al dramático contexto, las páginas de la novela se ven también impregnadas de un espíritu de ánimo y resistencia, del humor amargo e irónico de tiempos aciagos y de la velada esperanza que se mantiene a salvo entre los muros de esa Sedom, de ese refugio que Andrzej y Yoel consiguen preservar hasta el final. «Porque Sedom está allá donde vosotros estéis, y volveréis a levantarla cada vez que caiga. Porque Sedom es, en cualquier caso, vuestro hogar».


Enlace