martes, 4 de mayo de 2010

algunas críticas del mes de abril

FOCO DE DESEO, de Kim Baldwin
Kim Baldwin era una curtida periodista cuando, hace unos diez años, empezó a escribir novelas de temática lésbica. Ya lleva cinco publicadas, aunque Foco de deseo es la primera que se traduce al español. El planteamiento de la novela es bastante típico ―pues se trata de juntar a dos mujeres que son como el día y la noche―, pero la forma en que lo hace tiene su gracia. Isabel Sterling, una joven y encantadora pastelera de Wisconsin, gana un concurso organizado por la revista Sophisticated Women. El premio consiste en un cambio de look y un viaje de tres semanas a todo lujo, al cual le acompañará su íntima amiga Gillian; y también una famosa fotógrafa, Natasha Kashnikova, más conocida como Kash, una mujer fría, cercana a los 40, con fama de ser una auténtica loba.. que nadie dude que acabarán comiéndose la una a la otra en esta novela tan romántica como caliente. (Jaime Díaz, Shanguide, abril 2010)

ARQUETIPO, de Ralf König
el genial Ralf König no sólo se divierte ―y nos divierte― con esas historietas cortas en las que refleja, con toda la ironía del mundo, tópicos y arquetipos del universo gay. A veces también parodia grandes clásicos ―Lisístrata― o se atreve a reinterpretar historias que algunos considerarán intocables. Si en Prototipo ofreció su particular visión de lo acontecido con Adán y Eva, en Arquetipo se recrea con Noé, su arca y los personajillos y animalitos que embarcaron junto a él. Ácido como siempre, desplegando su imaginación y mala baba, König nos da la oportunidad de enfretarnos a una historia mil veces contada, y que tenemos asimilada desde niños de un modo concreto, desde una nueva perspectiva. Un ejercicio de lo más sano que permite al lector replantearse un pasaje mítico de la Biblia y descubrirlo de nuevo a partir de la visión de Ralf König, que resulta ser un profeta hilarante.
(A.G.C., Shanguide, abril 2010)

LA BARRERA DEL PUDOR, de Pablo Simonetti
en los últimos años, el chileno Pablo Simonetti se ha convertido en uno de los escritores más leídos de su país. Simonetti ya escribía en su infancia, aunque luego estudió Ingeniería y se puso a trabajar. Pero a los treinta y tantos años decidió dar un golpe de timón en su vida: salió del armario, dejó su trabajo y se puso a escribir.. y la verdad es que no le ha ido nada mal. Sus dos primeras novelas, Madre que estás en los cielos y La razón de los amantes eran muy «gays», aunque en esta tercera apenas hay un episodio secundario. Pero lo que sí encontramos en La barrera del pudor son unos buenos personajes y una buena historia. Que es la de Amelia, una renombrada paisajista recién separada de Ezequiel, crítico literario. En primera persona, va recordando todo lo que ella y su marido hicieron para intentar reavivar el fuego de la pasión.. y lo hace sin ningún tipo de pudor.
(Jaime Díaz, Shanguide, abril 2010)