viernes, 17 de abril de 2009

El almanaque de las mujeres

supongo que a estas alturas muchos conocéis a Djuna Barnes, la Oscar Wilde de las mujeres. No en vano es «la escritora desconocida más famosa del mundo». Nacida en Nueva York en 1892, a los dieciocho años se mudó al Greenwich Village para dedicarse al periodismo, haciendo cosas como meterse en la jaula de un gorila, o ser rescatada de lo alto de un rascacielos. Luego se trasladó a París, donde formó parte del círculo de James Joyce, Gertrude Stein, Ezra Pound, T.S. Eliot, etc. (para los interesados, hay un magnífico documental sobre la época Paris was a woman). Allí conoció a su gran amor Thelma Ellen Wood, con la que mantuvo una tempestuosa relación. A finales de la década de los 30 volvió a Nueva York, donde vivió sola y en la pobreza hasta su muerte en 1982 (el libro de Egales recoge una de las escasas entrevistas que concedió en esa época, una obra maestra que vale la pena por sí misma: la de Michèle Causse en 1981).

probablemente sometida a abusos sexuales por parte de su padre y de su abuela en la infancia, lesbiana transgresora, toda una queer avant-la-lettre, provocadora, divertida, oscura, bellísima, mordaz, inteligente y tremendamente moderna, la Barnes escribió poco pero sus obras forman parte de lo mejor de nuestra literatura. Su obra más famosa es El bosque de la noche (una de las mejores novelas de la narrativa del siglo pasado). Egales recupera el excelente Almanaque de las mujeres, escrito en 1928 con el título original de Ladies Almanack showing their Signs and their Tides; their Moons and their Changes; the Seasons as it is with them; their Eclipses and Equinoxes; as well as a full Record of diurnal and nocturnal Distempers, written & illustrated by a lady of fashion.

a modo de calendario medieval ilustrado, Barnes nos introduce en un misterioso círculo de mujeres que rodean a Natalie Barney. Gracias al estupendo prólogo de Isabel Franc, conoceremos alguna de las claves para entender el complejo mundo del almanaque (la propia Barnes, en una entrevista que aparece al final del libro dirá, en su vejez: «no entiendo nada. Nada de nada»). Y así sabremos que ocultas entre los personajes del libro están Dolly Wilde (sobrina del escritor), Radclyffe Hall (¿aun alguien no se ha leído El pozo de la soledad?), la pintora Romaine Brooks, Mina Loy (¡que era heterosexual!), Solita Solano..

temas como el matrimonio gay, o al menos el reconocimiento de sus derechos legales, el travestismo, la maternidad, diferencias entre sexo y género: ya estaba todo inventado en El Almanaque de las Mujeres. Con ironía y sentido del humor, además.

absolutamente fundamental.

(elputojacktwist@yahoo.es, dos manzanas)