lunes, 23 de marzo de 2009

¿Tribunal popular?

20 minutos, 18.03.2009

el tribunal popular es la máxima expresión de la soberanía ciudadana en la justicia. Sin embargo, en la medida que lo forman personas, pueden estar sujetas a prejuicios sociales que generen sentencias injustas. El primer ejemplo lo tenemos en el caso Dolores Vázquez, maltratada por lesbiana en muchos foros y condenada por un asesinato que no cometió y que le reportó 17 meses de prisión. Finalmente la eficiencia policial encontró al culpable. El linchamiento que sufrió no se puede compensar con nada. Como desagravio y análisis de aquel infierno, Beatriz Gimeno, reconocida activista, presenta en Barcelona el libro La construcción de la lesbiana perversa (miércoles 25 de marzo, 7 tarde, Espai Francesca Bonnemaison, Sant Pere Més Baix, 7). Peor ha sido el resultado del juicio por los dos gays asesinados con docenas de cuchilladas hace dos años en Vigo. El culpable alegó «miedo irrefrenable a ser violado», se llevó objetos y prendió fuego. Pues sólo ha sido condenado por incendio y robo, pero no por doble asesinato. Todo el mundo está indignado. Hay que reformar el tribunal popular, el juez debe tener la última palabra..

JORDI PETIT, autor de los libros 25 años más (Icaria editorial) y Vidas del arco iris (Ed. De Bolsillo) y coautor de los libros Els moviments socials a la Catalunya contemporània VVAA, coordinado por Enric Prat (Ed. Universitat de Barcelona, 2004), Una discriminación universal. La homosexualidad bajo el franquismo y la transición VVAA, coordinado por Javier Ugarte (Ed. Egales, Madrid, 2008) y Homosexuals i transsexuals: els altres repressaliats i discriminats del franquisme, des de la Memòria Història VVAA (Ed. Bellatera, Barcelona 2008).