viernes, 17 de febrero de 2012

SEDOM. INDEBIDAMENTE TUYO, de MARISA RUBIO (Otra vez, pero nunca será sufieciente para recomendar esta novela, ahora lo hace Jaime Díaz)


Primera novela de Marisa Rubio, una inquietante zaragozana —pedagoga y auxiliar sanitaria— que se considera a sí misma una «escritora discontinua». Y bastante osada, tendríamos que añadir, pues lohabitual para un bautismo literario suele ser una reelaboración de las vivencias personales, más o menos camufladas, aunque ella ha optado por contar la historia de un amor extraordinario en medio de la barbarie nazi. Quién sabe, quizás tenga alguna novela de corte autobiográfico olvidado en un cajón, pero el caso es que fue un largo viaje por Polonia lo que le sirvió de acicate para escribir una novela ambientada en el ghetto de Varsovia. Y allí, en uno de los momentos cumbre de la historia de la 'deshumanidad', se desarrolla la historia de amor entre dos jóvenes. Yoel es judío, trabaja en una sastrería y aspira a ser escritor; Andrzej es polaco de padre alemán y estudiante de medicina.
Cuando comienza la novela, su amor —secreto, evidentemente— ya ha florecido, y tienen la suerte de contar con la complicidad de una amiga que les deja su casa los fines de semana. Estamos en invierno de 1940 y a los judíos se les ha impuesto llevar el brazalete con la estrella de David. En poco tiempo, la zona en principio delimitada por una supuesta epidemis se convertirá en un ghetto amurallado donde sobrevivir será toda una proeza, y aún más para Yoel, porque «los que eran como él, no sobrevivían».
El narrador va contando la historia de sus personajes de manera lineal hasta la primavera de 1943, cuando el ghetto es arrasado. Pero entre los capítulos se van intercalando hojas escritas por Yoel, siempre encabezadas por un nombre: su amiga Gaddith, el padre pronazi de su amado, sus hermanos pequeños, los apellidos de las dos familias que fueron instaladas en su casa, los compañeros de fuera, los de dentro... Hojas escritas siempre en segunda persona, en las que cuenta trozos de esas vidas, o acaso las imagina, como la de su amigo Isajar, confinado en Stutthof, que además de la estrella lleva cosido en su ropa un triángulo rosa...
Rubio nos cuenta esta intensa historia de amor y destrucción con un estilo muy 'cinematográfico' que favorece la lectura de sus cuatrocientas y pico páginas, lo cual no implica en absoluto ligereza o imprecisión por su parte. La novela está bien ambientada, bien construida y bien escrita, ahé es nada. JAIME DÍAZ, Shanguide nº 421 (del 13 al 27 de 2012)