martes, 31 de mayo de 2011

MAE WEST Y YO, de EDUARDO MENDICUTTI. Tusquets Editores


Sorprende que, con lo cinéfilas que suelen ser las novelas de Eduardo Mendicutti, el escritor no sea invitado más a menudo a participar en programas o revistas especializadas sobre el séptimo arte. No solo dos de sus novelas han conocido adaptaciones cinematográficas —El palomo cojo y Los novios búlgaros—, sino que en otras como California se nota que esa pasión por el cine juega un papel más que manifiesto en el desarrollo de sus historias. Mae West y yo es, de lejos, el ejemplo más sangrante de que el cine es un pilar básico en el universo literario de su autor. Pero que el lector no se confunda, no es esta una biografía no autorizada sobre la mítica actriz, ni siquiera una novela histórica ficcionada con la deslenguada Mae como protagonista. ¿A qué se debe entonces que esta mujer fatal tome las riendas de esta novela y haga un repaso por la historia más glamurosa del cine? Pues a que la suya es una figura que aquí cumple una función doble, desdoblándose como una muñeca de ventriloquia y, al mismo tiempo, álter ego de la próstata de su protagonista. ¿Raro? No tanto si se explica que a Felipe Bonasera, homosexual, diplomático de profesión y ventrílocuo aficionado, le acaban de diagnosticar un cáncer. Es verano, está de vacaciones y decide pasar una temporada en la casa que su primo tiene en una exclusiva urbanización junto al mar en el sur de España. Cuenta con que los días allí sean un remanso de paz, y por eso deja su colección de muñecas —todas ellas con nombres de divas cinematográficas— en Madrid, pero la voz de Mae West no le abandona. Ahora ha tomado posesión de su próstata y Felipe se enzarza en discusiones imaginarias con ella, tan surrealistas como divertidas. Pronto, Felipe se sentirá fascinado por el efebo de la casa de enfrente —un adolescente que juega a ser chapero— y también por su discreta madrastra, ambos en el punto de mira de toda la comunidad por la misteriosa desaparición del cabeza de familia, un rico empresario con negocios poco transparentes, que ocupa la primera plana de los periódicos locales. Felipe, en medio de una crisis existencial propiciada por la enfermedad, el envejecimiento y un reciente desengaño amoroso, conocerá a esa fauna de ricos veraneantes que pueblan la urbanización mientras intenta llevarse lo mejor que puede con su mordaz y descarada amiga Mae West.
P.G., en Shanguide del 23/05 al 6/06 de 2011.