lunes, 17 de mayo de 2010

MIAMOR.DOC y MÁS.HISTORIAS DE CHUECA 2

MIAMOR.DOC, de Concha García
Egales reedita uno de esos libros que las lesbianas (y los que nos consideramos lesbianos) buscamos fervientemente y hasta ahora era imposible de encontrar. Publicado por primera vez en el año 2001 por Plaza & Janés, Miamor.doc se agotó rápidamente y contribuyó a consolidar el género del relato lésbico en España. Una avanzadilla que explotaría pocos años más tarde.

un exquisito relato de un poético homoerotismo (homo de igual, no creo que haga falta aclararlo). Dice la contraportada: «Cercana a la narrativa lesbiana iniciada por varias de las mujeres de la Rive Gauche como Colette, Djuna Barnes o Gertrude Stein, esta novela es un eslabón insoslayable en el amplio y ya no tan silencioso recinto de la escritura de mujeres». Con esos mimbres se teje una novelita deliciosa, casi un poema en prosa, de la que podría decirse que «se lee sin sentir», y sin embargo sería lo menos adecuado. No se puede leer sin sentir.

Concha García nació en 1956 en La Rambla (Córdoba), es licenciada en Filología Hispánica. Su multipremiada obra poética comprende: Por mí no arderán los quicios ni se quemarán las teas, Otra ley, Ya nada es rito, Desdén, Pormenor, Ayer y calles, Cuántas llaves, Árboles que ya florecerán, Lo de ella, Ya nada es rito y otros poemas y Acontecimiento, así como las plaquettes: Trasunto, Horizontalidad, Luz de almacén, Certeza y Diálogos de la Hetaira. Su obra ha sido traducida al italiano, al portugués, al francés, al inglés, al sueco y al alemán.

MÁS. HISTORIAS DE CHUECA 2, de Abel Arana
ya hablamos de la primera parte de este libro hace casi un par de años. Y parece que va a ser una trilogía que a partir de ahora en esta web conoceremos como «El Señor de los cockrings». Y nos hemos vuelto a descojonar. ¿Son Abel y sus personajes prototipos de un gay, el de Chueca, en vías de extinción? ¿Son las divertidísimas historias de Abel y su generación, que es la mía, el testimonio de algo que se acaba, que ya no existe? Porque leyendo las historias y pese a la risa, uno, que tiende a la nostalgia con una facilidad asombrosa, tiene la sensación de que estas historias de Chueca son el fin de algo.

dice Fernando Gamero «es una novela ideal para leer en familia. Y más al calor de una chimenea en la tarde más fría del invierno o al arrullo de las olas en la noche más tórrida del verano». ¿Se leerán dentro de veinte años las novelas de Abel a los niños como antes leíamos a los Siete Secretos y nuestras madres las aventuras de Celia y Cuchifritín?

Abel Arana fue redactor jefe de Shangay Express y ha colaborado en las más prestigiosas publicaciones nacionales. Luego se dedicó a la música, produciendo a Kylie Minogue, Cher, TLC, Mónica Naranjo y Marta Sánchez. Luego fue presentador de televisión para Fashion TV en Argentina y España. Y está muy bueno, qué coño.

(elputojacktwist@gmail.com, dos manzanas, mayo 2010)