martes, 23 de febrero de 2010

Flores raras y banalísimas

la novelista brasileña Carmen L. Oliveira entrelaza en este libro las vidas de la poeta norteamericana Elizabeth Bishop y la arquitecta brasileña Lota de Macedo Soares mediante el relato de la relación amorosa que mantuvieron entre los años 1951 y 1967, cuando vivieron juntas en Samambaia, al norte de São Paulo, en Brasil. Oliveira entra en el mundo de estas singulares personalidades para mostrarnos aspectos esenciales del alma de dos artistas cuyos sentimientos afloran y se potencian al descubrir una en la otra lo más misterioso de la vida en el arte. Una relación que sin duda marca y da nuevo rumbo a la poesía y obra posterior de Elizabeth Bishop. A decir del New York Times Book Review:
Flores raras y banalísimas presta un inestimable servicio: perpetúa de forma inolvidable la memoria de Lota de Macedo Soares y, al mismo tiempo, rellena una laguna crucial en la biografía de Elizabeth Bishop. El libro rinde homenaje a un amor profundo y conmovedor entre dos mujeres: cada una de ellas figura pública notable en su país, apreciando ambas la vida privada, felices (durante un tiempo) en el frágil paraíso de su hogar.
el prestigio de la poeta norteamericana Elizabeth Bishop (Worcester, Massachusetts, 1911-Boston, 1979) no ha dejado de crecer desde que James Merrill hablase de ella como de «nuestro mayor tesoro nacional». Seguidora de Hopkins y Lowell ―de éste fue gran amiga, al igual que de Merrill y Mark Strand― en ellos aprendió una forma de entender la naturaleza que se le reveló en Brasil, donde vivió los años, entre 1951 y 1967, que marcarían definitivamente su existencia. Carmen L. Oliveira relata con firme y sutil pulso literario esos años poniendo el acento en su singular historia de amor (tan enriquecedora como sinuosa) con la arquitecta Lota de Macedo Soares, de trágico final.