miércoles, 26 de agosto de 2009

notas sobre LA SOCIEDAD ARCO IRIS

afortunadamente, cada vez es más habitual encontrar en las librerías obras de «ensayo gay» nacional. Algunas llevan títulos bastante llamativos, como De Sodoma a Chueca o El látigo y la pluma; otros combinan alguna palabra clave, como La sociedad gay o Vidas del arco iris.

recientemente, el periodista y escritor Javier Montilla ha publicado La sociedad del arco iris, una obra cuyo contenido nos aclara, en parte, el subtítulo: 19 conversaciones sobre la cuestión gay. Para centrar un poco más la cosa, digamos que Montilla cuenta en el prólogo que su intención es «lanzar una mirada paralela a un colectivo muy plural». Las conversaciones con «algunos de los actores más emblemáticos de la mirada homosexual» de nuestro país se centran en la cultura, la política y el activismo, aunque luego el entrevistado puede hablar de lo que quiera. Eso sí, el autor ha querido poner siempre sobre el tapete la cuestión de si existe o no una cultura gay, ante la cual no hallaremos una respuesta unánime, sino muchos matices..

Montilla comienza su libro con la entrevista que le hizo al añorado Leopoldo Alas, fallecido hace casi un año, que animaba a no bajar nunca la guardia ante nuestros «enemigos». Luego nos iremos encontrando con otros escritores como Susana Guzner, Eduardo Mendicutti, Alberto Mira, Vicente Molina Foix y Cristina Peri Rossi, y también con el mediático Boris Izaguirre, quien acabará hablando bastante de Terenci Moix. Entre los representantes del mundo de la política y el activismo encontramos a Boti García, Ernesto Gasco, Beatriz Gimeno, Iñigo Lamarca, Carme Porta y Pedro Zerolo. Con Joan Miró ―presidente del club Les Panteres Grogues―, conversa de la homofobia existente en el mundo del deporte, y con el empresario Jesús Encinar ―fundador del portal inmobiliario idealista.com―, sobre las dificultades para ser emprendedor en España y la homofobia en el ambiente laboral. También pasan por estas páginas el pintor Jabi Machado, la cantante Mayte Martín y el sociólogo Óscar Guasch, voz hipercrítica que afirma que «la identidad gay actual es una identidad basura». Y por esta particular botica gay aparece hasta un hetero «infiltrado», el periodista Fernando Olmeda, muy comprometido con «la causa», la misma que ha llevado a Montilla a publicar este notable trabajo.

(Bernardo M.Briz, Shanguide, agosto/09)